¿POR QUÉ NOS PIDEN MEDITAR DIARIAMENTE?

Porque es una forma equilibrada de recibir energía de los Seres de la Luz, por lo que nos sugieren meditar todos los días (sin excepción alguna), dedicar por lo menos media hora (dentro de las 24 horas que tiene el día) a meditar para incrementar la fuerza espiritual, así como retroalimentar a la parte física (el cuerpo).

Para meditar, debe uno ponerse cómodo en su sillón, en su cama o bien, a la hora de ir a descansar (dormir). Hacerlo de preferencia con música instrumental (no conocida, pero armónica) o bien meditaciones guiadas (con voz) para evitar que la mente divague en lo que se alcanza el punto óptimo de relajación.

Deben realizarse aspiraciones profundas y soltar despacio el aire introducido, después de cada aspiración para ir relajando la parte física (el cuerpo). Método que deberemos seguir día con día, hasta lograrlo, si se queda dormido ¡No importa! Todo es practicar.

Cuando se medita, se recibe energía del Ser de Luz que ha estado con nosotros toda nuestra vida, desde que nacemos, hasta que partimos (trascendemos a la vida), conocido también como “Ángel de la Guarda”; teniendo en cuenta que el Ángel, tiene un compromiso hacia arriba, hacia lo Divino (como sea que se crea en ello), cuidando y protegiendo a un ser humano y llevarlo a un punto de evolución, siempre y cuando el mismo ser humano lo permita, ya que no rebasará el libre albedrío.

Meditar nos permitirá aumentar el nivel de inteligencia, el poder interactuar con los demás, el mantener bajo control todas y cada una de nuestras emociones, y nos permitirá alejarnos de las costumbres insanas bajo las cuales hemos crecido: Alcohol, Drogadicción, Disfunción Familiar, etc., etc., etc., permitiéndonos también, ponernos en contacto con nuestro Ángel, pero siempre haciendo uso de la mente, la telepatía, método por el cual, Ellos, hacen contacto con el ser humano.